Análisis Valkyria Chronicles

Con la reciente salida de su versión Remastered y el apoyo que tuvo al proponer juegos que analizar en mi cuenta de Twitter voy a exprimir el poco tiempo que me dejan los exámenes finales con el análisis de un gran juego, Valkyria Chronicles.

Una Segunda Guerra Mundial ficticia

Valkyria Chronicles nos sitúa en la Europa del 1935. En esta versión ficticia (aunque basada en la original) encontramos una guerra entre la Alianza Imperial y la Federación Atlántica por el control del territorio y el ‘ragnite’, un mineral con propiedades curativas y usado como combustible para vehículos y máquinas. Gallia, un pequeño país rico en dicho mineral, se ve envuelto en la guerra, convirtiéndonos en los estrategas que lideren sus fuerzas para solucionar este conflicto.

La historia nos pondrá en la piel de Welkin Gunther, que llega a la Gallia al inicio de la aventura y Alicia Melchiott, que lidera un equipo de la defensa de la región. Welkin acabará liderando el pequeño Escuadrón 7, del que será nuestro turno hacernos cargo.

La historia nos es contada en forma de libro (realmente el menú simula el formato de un tomo de papel), capítulo a capítulo nos encontraremos con conversaciones, cinemáticas y batallas que nos muestran el desarrollo del juego.

294860_20160430042709_1.png

¡Escuadrón 7, a las armas!

Antes de comenzar la batalla se nos presentará un informe de la batalla seguido del mapa de la zona, donde podremos ver las condiciones de victoria —derrotar al general enemigo, ocupar ciertos puntos, limpiar la zona de enemigos…— y derrota, los puntos donde podremos colocar a los componentes de nuestro escuadrón o las zonas controladas por el enemigo.

Nuestros movimientos están limitados por nuestros ‘puntos de comandante’ una vez entremos en el combate, cada personaje gasta un punto al ser controlado y puede moverse con total libertad en tiempo real mientras nosotros no demos por finalizado su turno (eso si, los personajes tienen una barra de movimiento que nos indica cuanta distancia pueden recorrer). Cada vez que controlemos a un personaje podremos movernos, atacar —ya sea con armas de fuego, granadas…— o curarnos, pero debemos tener en cuenta que la munición por cada turno puede ser limitada y que el avance que podamos realizar se verá reducido cada vez que escojamos el mismo personaje hasta que agotemos nuestros puntos de comandante y sea el enemigo el que pueda desplegarse.

294860_20160515230116_1.png

Todo esto le ofrece un importante dinamismo al juego, que nos mantendrá en constante movimiento — pues los enemigos nos atacarán en cuanto estemos en su rango— en busca de cobertura y obligándonos a escoger rápidamente nuestras acciones si no queremos que nuestros personajes caigan en la batalla.

Los personajes con cierta importancia en el juego como Alicia en nuestro bando o los rangos superiores en los enemigos supondrán la perdida definitiva de puntos de comandante durante esa batalla si mueren, por lo que eliminar a los enemigos y proteger a nuestros personajes será algo básico en el desarrollo de la guerra.

Estrategia llena de elementos roleros

Si en algo destaca este juego es que, pese a ser un juego de estrategia, incluye un buen puñado de elementos roleros en su sistema, algo que sienta como un soplo de aire fresco en el género.

Como es normal encontraremos diferentes tipos de combatientes en nuestras tropas: exploradores que contarán con una gran barra de movimiento, soldados de choque con un alto nivel ofensivo, francotiradores, ingenieros, que desactivarán trampas y repararán nuestro tanque y lanceros, que se encargarán de superar las defensas acorazadas de los tanques enemigos.

Cada clase puede ser mejorada y subir de nivel aplicando los puntos de experiencia que ganemos en las batallas. Con esto desbloquearemos nuevo equipo y órdenes. El equipo consistirá tanto en nuevas armas (o mejoras para las anteriores), como en nuevos trajes o armaduras en el caso de los lanceros. Las órdenes, en cambio nos servirán para mejorar las estadísticas  de nuestras unidades en medio del combate a cambio de una cantidad de puntos de comandante.

Durante el transcurso del juego nuevos soldados se enrolarán a nuestro escuadrón y será nuestro deber escoger quienes de ellos formarán parte del destacamento que combatirá en las batallas. Tendremos que decidir con cuidado porque aquí cada personaje tiene sus propias habilidades, tanto buenas — como mejoras de estadísticas por disparar de cerca o  acertar un disparo difícil —, como malas al encontrarse en una situación desfavorecedora, como el encontrarse en un terreno con el que el personaje no es afín.

Los personajes también tendrán afinidades entre ellos, por lo que ganaremos ventaja si las tenemos en cuenta y los llevamos juntos al campo de batalla. Permanecer unidos nos dará la victoria, literalmente.

Para conseguir experiencia con la que subir de nivel a nuestros personajes contaremos con el modo skirmishes, que nos permite realizar batallas en lugares que ya hayamos superado y nos ofrecerá recompensas en forma de experiencia y dinero para costearnos el equipo, las mejoras que apliquemos a nuestro tanque y el mejorar las clases de nuestro escuadrón.

Un apartado técnico envidiable

Y es que Valkyria Chronicles entra por los ojos en cuanto vemos su menú de inicio. Pese a llevar 8 años dando guerra, primero en PS3, luego en PC y ahora en PS4 su calidad gráfica es impecable y su diseño (tanto el de los personajes como el de los entornos) es detallista y está muy cuidado. Todos los personajes tienen una personalidad propia  y diferenciada muy ligada a su diseño. Y es que pese a que todos los personajes que controlamos a lo largo del juego llevan el uniforme propio de su clase siempre encontramos pequeños detalles que los distinguen del resto y les dan cierto carisma.

Aunque sus entornos no gocen de una calidad gráfica diferente no podremos disfrutarla tanto como la de sus personajes, pues muchos de los escenarios en los que batallará el Escuadrón 7 se encuentran bastante vacíos y se muestran algo pobres en cuanto a contenido, aunque muchas veces lo agradeceremos por el control del entorno que nos confiere y por la ventaja que supone al disparar desde largas distancias. Este entorno podrá cambiar en ciertas situaciones (como por ejemplo al formarse una tormenta de arena en medio de un desierto) y también tendrá algunos elementos destructibles que nos servirán para frenar el avance de tropas enemigas o para facilitar el de las nuestras.

Si os sentís atraídos por el apartado gráfico del juego no podéis dejar pasar por alto esta versión Remastered del juego para PS4, pues además de funcionar en 1080p i 60 FPS viene acompañado de un artbook y un poster A3 a doble cara.  

La banda sonora, compuesta por dos CD’s y 54 temas diferentes, corre a cargo de Hitoshi Sakimoto. Su corte bélico consigue meter al jugador de lleno en la batalla, sobretodo en los momentos de tensión, e intensifica los momentos emotivos de forma excepcional.

Lo mejor

  • Su mezcla entre estrategia, rol y acción.
  • El desarrollo de su historia y personajes.
  • Visualmente es muy atractivo.
  • Su precio, la edición Remastered de PS4 incluye muchísimo contenido por solo 20€.

Lo peor

  • Nos llega (de nuevo) completamente en inglés.
  • La IA enemiga a veces se pierde yendo a por café.

Nota: 9,0

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s